standard

KOSTAL Eléctrica: ejemplo de seguridad integral para sus trabajadores.

4 han sido las sesiones realizadas en esta empresa dedicada a la fabricación de componentes para vehículos.

En esta ocasión las ponencias fueron conjuntas, entre Mireia y Josep, que por la especial idiosincrasia de la empresa, la mayoría de asistentes eran mujeres, por lo que el testimonio de Mireia fue determinante para empatizar con ellas y entendiera bien las diferentes consecuencias que pueden existir en caso de lesiones graves de un accidente sufridas a un hombre o a una mujer. Como siempre decimos, los accidentes no distinguen de religión clase social ni sexo, pero las consecuencias sí que distinguen!

Como es habitual y al inicio de las sesiones cada asistente expresa a los ponentes todos aquellos malos hábitos que reconocen no hacer bien en el proceso de la conducción: la mayoría distracciones, conducción subconsciente y cansancio.

Por la especial ubicación de la empresa (Sentmenat), donde para acceder a ella desde distintas poblaciones de alrededor se precisa realizar itinerario por carreteras de curvas, se les hizo reflexionar de la importancia de conducir con los cinco sentidos en la conducción ya que un error  puede conllevar al accidente con las consecuencias propias del mismo, consecuencias que testimonian Mireia y Josep.

Así mismo, en todas ellas se hizo ocupar por un voluntari@ una silla de ruedas para que en el desarrollo de la sesión empatizara con la situación de los ponentes. Al final de la sesión los ocupantes coincidieron en la sensación de falta de libertad y autonomía que les supuso verse en aquella situación y las dificultades con que se vieron al cerrar una puerta así como subir y bajar de una tarima del escenario y de un escalón de 20 cm que tuvo que ser ayudado por otro asistente para acceder con la silla. Por ello el razonamiento final fue que al quedar en silla de ruedas “tu cuerpo pasa a estar prisionero de tu mente”, quedas condenado de por vida, así mismo se condena a tu entorno, pues tus limitaciones las sufren directamente ellos.

Al finalizar, todos ellos probaron las gafas de simulación de alcoholemia y cansancio donde percibieron la distorsión visual y falta de precisión que produce conducir bajo estos efectos, cuestión más cercana a lo que la mayoría había reconocido “conducir con cansancio”, así dimos relevancia a nuestro slogan:

“al volante cada instante cuenta”

Queremos destacar que en el turno de palabras la mayoría de asistentes de todos los grupos pusieron de relieve sus inquietudes preguntando a los ponentes todas las dudas que quedaron por perfilar. Al finalizar recibimos el agradecimiento de todos y cada uno de ell@s.

Damos relevancia agradeciendo la buena predisposición de las responsables de estas formaciones, la organización, respeto y atención profesados en todas las sesiones.

Aplaudimos la iniciativa de la empresa donde queda demostrado su compromiso para con sus trabajadores de cuidar de su salud y bienestar.