standard

La conducción social: hacemos un uso adecuado?

Queda claro que el compromiso de todos los que estamos implicados en el tema de la seguridad de los vehículos y la conducción en pro de evitar accidentes está más que demostrado y que cada uno en su área de implicación observa y difunde todo aquello de relevancia para que las personas tengan conocimiento del riesgo que supone el ejercicio de la movilidad en vehículo si no se realiza con sentido común, respeto para sí y para los demás.

La sociedad avanza gracias al uso de la tecnología pero cierto es que la tecnología debemos usarla para los fines para los cuales ha sido creada: facilitarnos nuestras vidas. Bien utilizada tiene un sin fin de aplicaciones que nos beneficiarán en nuestro día a día, ahora bien, también podemos caer en el error de hacer un mal uso de la misma de forma “picaresca” (en nuestro beneficio) creyendo ser más listos que los demás, (percepción equivocada).

Hemos visto que las cifras de siniestralidad en carretera en España en general, y en particular en Cataluña, han sufrido un aumento considerable. Sabemos que la tecnología nos ayuda a reducir las consecuencias de los accidentes de tráfico pues los coches de hoy en día están super equipados con múltiples ayudas que intentan evitar, en primer caso y reducir, en el segundo, las consecuencias de un accidente. Pero si cuando se trata, en el caso que nos ocupa, de utilizar la tecnología para “esconder” nuestra mala actitud/habilidad al volante, en ese caso estamos realizando un uso fraudulento de ella y las autoridades pertinentes deberían actuar en consecuencia si, como se sigue diciendo, se pretende conseguir una reducción de la siniestralidad en esta década del 50% y un objetivo de 0 fallecidos en el 2050.

Muchas de las aplicaciones que hay hoy en día para móviles nos ayudan a eludir controles policiales para evitar una multa y/o retirada de puntos. Ciertamente, evitas aquel control, buscas un camino alternativo y donde tú creías que eliminabas el peligro de encontrarte al policía “cabrón”, no es así ya que el PELIGRO SIGUES SIENDO TÚ y el accidente está servido en bandeja de plata.

El portal especializado en el mundo del motor, “MOTORPASION”, nos pidió la colaboración para cumplimentar el articulo (LA CONDUCCION SOCIAL MATA)   el cual hace referencia a estas aplicaciones tecnológicas para evitar controles cuando has pasado una noche de fiesta y/o por otros motivos han conllevado beber en exceso o consumir estupefacientes y ello motiva una conducción errónea producto de los efectos de estas sustancias consumidas.

Creemos en nosotros y en todos aquellos que nos hemos propuesto incidir en observar y difundir que las malas conductas al volante no conllevan nada bueno y las consecuencias son irreversibles y como final de reseña solo decir: ES PREFERIBLE PERDER UN SEGUNDO EN LA VIDA QUE LA VIDA EN UN SEGUNDO…

¿Cuanta gente conocemos que encantada regalarían los puntos o pagarían una multa a cambio de no haber escogido un “mal camino” tras una de esas noches de jolgorio y diversión?